domingo, 30 de agosto de 2009

El final del verano

Esto se va acabando poco a poco, ha sido un verano movidito, una semana en Chipiona, dos semanas en Mazagón, una semana en Gredos, 4 diillas en Chipiona, y todo esto como San Cristóbal, con los niños a cuesta...
Uno de los días estaba en Chipiona bañándome con Gonzalo en la playa, mientras la madre se daba la gran vida en Sevilla, trabajando, saliendo a tomar tapitas, al cine... vamos igualito que yo. Estoy en el agua con Gonzalito y se vuelve y me dice:
- Papi, te quiero como si fueses mi verdadero padre...
Será cabrón el niño... o ¿lo seré yo?
La verdad es que la paternidad siempre es algo que se supone, pero cojones entererarte ahora y por tu hijo... lo miré y le dije:
-Cariño yo soy tu veradero padre... (aunque siempre sospeché de ese viaje a antequera, ¿tendré que hacerme las pruebas de paternidad? mejor no, que nunca se sabe) y me sonó un poco a lo Dar Vather...