martes, 14 de noviembre de 2017

JESÚS ALFONSO HERRAIZ ( EL DOCTOR DE LOS PRETORIANOS)




Te escribo amigo Jesús porque aunque no soy creyente, igual tu si que puedes leerlo, y si no  lo lees tu, lo leerán  todos lo que te queríamos, y necesito decirte todo esto, aunque seguro que donde estés ya estás esbozando una sonrisa y respondiendo:
-Que exagerao eres, si solo me he muerto, ni que me hubiera pasado nada...
Te oigo mientras lo dices, y yo te respondería:
-Coño ni que fueras de Cuenca...

La imagen que tengo de ti, es la de una mañana de mayo, cuando al final de la calle en Ronda aparece paseando un tipo con un foulard, como el que quiere la cosa, con 100 kms en sus piernas y sonriendo, siempre sonriendo, devolviendo multiplicada por 1000 cada gramo de felicidad que te entregábamos.

He conocido a mucha gente en mi vida, pero coño, de Cuenca solo a ti y a Jose Luis Perales, a lo que me respondías:
-Pero yo soy más divertido...
Eras, y serás para todos los que hemos tenido la fortuna de conocerte, un tipo bueno, un gran tipo, jamás te he oí nunca decirle NO a nadie, es más, tu te ofrecías a un favor a antes de que se te pidiera, siempre dispuesto, siempre amable, siempre tranquilo, si me hubiesen dado a elegir a alguien para sobrevivir a un terremoto te hubiera elegido a ti, jamás te vi nervioso, nunca ninguna situación te sobrepasaba...

Teníamos pendiente celebrar el Genal y mi cumple, coño, como nos ha hecho esto, tu que nunca nos distes ni un disgusto, ni una mala contestación...
 De todos modos me comprometo contigo a contarle a tus hijos como eras, como te veíamos, como nos hacías reir con tu sentido del humor.
Todos te vamos a echar de menos, Silvia, tus hijos, tus hermanos pretorianos, tu foulard, tu traguito de tequila, tu serenidad, tus pacientes, tus compañeros de trabajo y yo, mientras viva cada 13 de noviembre nos tomaremos un trago de tequila a tu salud con Angelito... HERMANO, TE QUIERO...

Serás cabrito que me vas a hacerme volver  a ser cristiano solo por la esperanza de volver a encontrarnos un día para correr por esos campos del cielo, mientras quiero que sepas te voy a echar mucho de menos y que nuestro club, tus hermanos pretorianos hoy somos menos, pero tomaremos como sagrado honor mantener tu memoria viva no solo entre nosotros sino en todos los lugares por los que pasemos...

HASTA QUE NOS VOLVAMOS A VER HERMANO, QUE LA TIERRA TE SEA LEVE...
AÚN NO ME LO PUEDO CREER...