lunes, 26 de febrero de 2018

CARTA DE AMOR A LA MARATÓN DE SEVILLA 2108

Buenas noches cariño.
Te escribo para contarte lo que tu ya sabes, que nos hemos vuelto a ver este año y he vuelto a disfrutar de ti, el sentirte me ha hecho recordar todo lo vivido y lo sufrido contigo...
Recuerdo que hace 8 años yo no corría, y cuando empecé a hacerlo tu eras para mi un sueño inalcanzable, una musa lejana hermosa a la que nunca podría sacar a bailar porque jugábamos en ligas diferentes, yo en mis populares y tu... Con los maratonianos, esos extraterrestres que como dice livan en su blog corren más para disfrutar más tiempo.
Poco a poco fui acercándome a ti, con miedo, con pasión, con inseguridad, con ilusión, con dudas, con deseo.
Y por fin en  2012 quise sentirte, probar el sabor dulce o amargo con el que enamorabas a tantos y que soñaba sentir para saber que les dabas... y ahora que todo ha pasado te digo que lo nuestro fue un flechazo, tu y yo eramos más jóvenes, mas frescos, más inocentes, la vida no nos había puesto a prueba aún, pero todavía me eriza la piel el recuerdo de los momentos previos a la carrera en las pistas de calentamiento entre nervios y risas... Cosas que ya no ocurrirán, con mis amigos del Maratón Mairena. ese año que me hiciste probar la miel de tus labios, gozar hasta llegar al orgasmo al ver que eramos el uno para el otro, que lo nuestro tenía futuro.
Y el año siguiente me zamarreaste, me sacudiste, me rompiste, mostrando tu cara más amarga, tan duro fue le revés que comencé a coquetear con otras y descubrí el Trail y el Ultrafondo, y lo nuestro parecía que se había muerto, así despechado y dolido volví a ti el año siguiente, y entonces me hundiste en el barro, me arañaste, me despellejaste y me desmembraste hasta un momento en el que dudé de si alguna vez hubo algo entre nosotros, en ese año no lloré porque mi ángel de la guarda, uno bajito y maravilloso, con coraza de Pretoriano de Tomares me llevó a meta entre canciones, historias y risas.
Pero tanto te quería, tan dentro de mi estabas que al año siguiente cuando quisieron hacer de ti lo que no eras, me uní a un grupo de amantes tuyos y decidimos tratar de hacerte volver a ser lo que eras, y no fui a verte, estuvimos toda la mañana cerca tuya pero vueltos de espaldas, enfadados, pero no contigo sino con tus nuevos dueños que querían que fueses de los otros y no de nosotros.
Aquello pasó, bastó que te hiciesen un poco como eras para que volviese loco de amor a ti, pero como sabes que en mi viven dos Havié, uno calvinista protestante y otro sambero brasileño, ese año el carnaval me separó de ti...
Pero este año sabía que no podía dejar la oportunidad de preguntarte si aún sentías algo por mi, y me preparé para nuestra cita, junto a un grupo locos maravillosos que me demostraron que AMOR SE ESCRIBE CON MAYÚSCULAS, y que el amor de tus amigos es solo comparable al de tus hijos, entrené, entrené y entrené para poder sentirte en plenitud.
El día de nuestra cita volvieron las mariposas a mi barriga como aquella primera vez, ahora con más canas, más arrugas, con el corazón más dolorido pero más kilómetros en las piernas y decidí hacerte mía sin prisas, despacito, controlando cada segundo y viviéndolos como lo que son, algo únicos e irrepetibles me aferré a tu cuello disfrutando de todas y cada una de tus caricias, de tus trampas, de tu juegos de engaños y amor, y te puedo decir que he vuelto a sentir que nos necesitamos, que te siento dentro de mi... Espero que para siempre, pero que si la vida nos separa el recuerdo de lo vivido seguirá en mi hasta el fin de mis días, sin rencores ni reproches, orgulloso de lo vivido, y anhelante por lo que nos espera, este año que me has hecho gozar hasta el infinito, y solo quien haya probado el goce de tus caricias sabe de lo que hablo...
Como se que no eres celosa te diré que amo a otras, que muero por las millas romanas y el Genal, y que de vez en cuando me gustaría flirtear con Ronda, pero que tu eres y serás siempre especial para mi, como un amor de madurez, sin complejos ni prejuicios y con la libertad que te da saber el camino recorrido.
Te pongo unas fotillos  de unos amigos que se vinieron conmigo a nuestra cita y que sin ellos nada había sido igual... Además se que cuando me digas:
Nononononononono...
Me dirás, sigue intentándolo que sabes que te espero cada año por febrero porque te necesito tanto como tu me necesitas a mi...



PD: Como sabes que no soy celoso no te tendré en cuenta que sé que has organizado otra maratón allá arriba para lo que se fueron y en ella corren y hacen fotos gente como el gorra, y mi AMIGO  el Doctor... ALGÚN DÍA NOS REUNIREMOS TODOS  PARA YA NUNCA SEPARARNOS.

                                                                   Todo tuyo, Havié... un día menos para volver a verte, no me olvides porque yo sin ti no sabría vivir...