miércoles, 16 de marzo de 2016

CRÓNICA MEDIA MARATÓN LUCENA 2016, LA EXCELENCIA HECHA CARRERA...

O compro camiseta o vendo tripota... que parezco Shakira...

¿Quién no corrió en la perla de Sefarad, Lucena, nunca vio una ciudad desde sus botines?
Esta crónica la voy a dividir en dos partes, una parte primera en la que cuento como es la Media pa el que no la conozca,  que ya está tardando en ir... y una segunda parte en la que contamos las aventuras y desventuras del comando bigotín a lo Miguel Strogoff, pero eso será más adelante...
La media de Lucena es una media joven, solo se llevan tres ediciones, pero el hecho de haber nacido cuando otras llevan ya múltiples ediciones le ha hecho buscar la originalidad y la calidad, en una búsqueda loable de la excelencia por caminos inexplorados en la mayoría de las carreras.
La mayoría de las Medias Maratones con la excusa de no molestar a los vecinos o buscar un perfil plano para lograr grandes marcas toman como  base de su recorrido las rotondas exteriores, las vías de circunvalación, caminos rurales... De modo que el objetivo de la carrera es no interferir en la vida de la ciudad. En el caso de Lucena esto es al revés se trata de mostrar la carrera a los lucentinos y Lucena a los corredores con un recorrido que visita todos los lugares atractivos de la ciudad, si excluimos San Mateo por dentro o Araceli... Con la Iglesia y la montaña hemos topado. En este recorrido se visitan museos, instalaciones deportivas, centros comerciales, Castillo, auditorio... Hasta la Plaza de Toros, pa los que no lo sepan el Coso de los Donceles, que no entiendo como Diego Meca o el gran Footing Pepito no han aparecido aún por aquí, por eso el comando bigotín fuimos de avanzada de la que espero que sean nuevas y numerosas visitas.
Los clubes hemanos de Ultrafondo, pretorianos de Tomares
 y Esteras de Medinaceli unidos
El trato al corredor es excelente, no he visto en mis mas de 20 medias maratones, maratones, ultras y carreras por el cuarto de baño de mi casa tantos y tan buenos voluntarios, en esta carrera no se pierde ni el Niño... que se pierde en los servicios del tren.
Es algo digno de copiar. Pa los que no lo sepan, la calidad de los hoteles se mide no solo por sus instalaciones sino por el servicio, y en la carrera de Ara Coeli, no puede haber mejor servicio por parte de los voluntarios, desde el día anterior a la carrera hasta el mismo día de la carrera... todo EXTRAORDINARIO.

La llegada a las instalaciones fue a ritmo de Lenni Kravitz con música en directo, mientras calentamos la música no para, era gran grupo del que no puedo deciros el nombre, pero vaya tela como sonaban, eso es calentar, no solo los músculos sino el alma... En el calentamiento saludé a uno de los creadores de esta maravillosa carrera, el gran Finstro-Poeta Manolo Lara Cantizani, que desde que no le veía ha esponjao tela.
La salida se hizo esperar un poco, pero bueno, solo estábamos a 4 grados de nada, que te metes la mano en el canasto de los güevos y te los haces güevos nevados en el momento.
Salimos Angelito y yo sin nociones de ritmo, ya que desconocíamos el perfil, y nuestras condiciones como contaremos después no eran las mejores, el hielo que nos dieron no era bueno la noche anterior estaba adulterado... Pero eso luego. En la carrera sales y lo primero que haces es subir, y subir y subir, pero todo tiene su motivo, al ascender te suben las pulsaciones, corres más despacio y puedes ver la magnífica vista de Lucena mientras rezas para que se acabe la cuesta o te lesiones y te puedas retirar dignamente, por esta subida nos adelantó el globo de "Voy a dos horas"... y yo pensé:
- Y yo a otras dos más y ya son 4..."
Pero bueno todo lo que sube baja, menos a Nacho Vidal, así que luego nos pusimos cuesta abajo a 4:30, pasamos por el centro del parque, que como soy bizco, casi no vi los escalones y estuve a punto de volver a abrir Vitaldent con la reparación, lo bueno es que ya no solo no tenía frío sino que me sobraba hasta la raya del pelo...

Visita al museo, al Castillo, donde... Ohhhh, increíble un cuarteto de cuerdas nos animaba mientras pasábamos, daban ganas de pararse a oirlos en vez de correr, bueno y de tomarse un buen vino fino lucentino con su güena tapita,,, De lucentinas maneras.
La carrera discurrió entre visitas múltiples, con animaciones como lo tipos de gangarilla, que nos dieron energía hasta pillá el carril bici que no llevó a la zona industrial, es increíble como se ha reinventado esta ciudad, cuando yo viví allí hace 15 años... Que de pelo tenía, ahora muchos de mis ex-alumnos ya son padres y madres. en esa época, la industrial principal era la del mueble, ahora es el frío industrial, y si esto cayese no me cabe duda que los industriales del sur de Córdoba se reciclarían... Poder es querer.
Allí por esa zona se me vino arriba el abuelo y comenzó a apretar y a pasar gente, no sé, igual quería pillar podio que es la única manera que tiene Angelito de ver las cosas desde arriba, bueno eso y subirse a la Giralda. Como iba el tío sobrao hasta se paró a enseñarle a su galápago las vistas de Lucena, y yo sufriendo más que un buzo picándole el culo... Pero bueno, adelantamos al chato, representante Hasekura en la carrera, y a morí... La muerte casi se produce en la Plazatoros, pero nos devolvieron a los corrales por mansos. Salimos por la feria, yo con más mala cara que un claustróbico  en le servicio de una caseta de feria, y angelito hecho un brazo de mar, pillamos la cuesta arriba y llegamos por fin a meta en el momento en el que el grupo musical hacía una pausa, lo que nos llevó a pedirle otra, otra, y otra.
La extraña pareja in action...
Al final 1:51 de disfrute y 13 metros de menos... bueno, como dicen en la moda, menos es más... el cabrito del Vélez 1:35...
Un extraterrestre... el Vélez.
En la meta, de todos, masajes, frutas, bebidas... faltaban cervezas, tapas y un niño vestido de marinero para ser una Comunión, que exageración, y unos dedales de aceite acojonantes.
Después de esto ni que decir tiene que...
¡VOLVEREMOS!
Tras leer la parte atlética ahora viene la segunda Parte...

LA CRÓNICA DE LA MARATÓN TURÍSTICA DE LUCENA PARTE II.
(O la aventura de Miguel Strogoff y como sobrevió al ataque de un oso, el último Oso Pardo de la Subbética).

Este año decidimos el comando bigotín y el rajao del Supinador que tras las insistencias del finstro de poeta pecador de la pradera de Manolo Lara a un servidor íbamos a acudir a la Media de Lucena, que ya se cumplían 15 años desde que estuve viviendo allí, impartiendo mis particulares clases vitales en Benamejí, el lugar donde me hice profesor y al que nunca he vuelto, y eso que tengo un gran ofrecimiento de Frasquito, natural del pueblo de la grieta para hacer un flash back y volver a ver al Tropa, susana isoler, niño malo, cisquillo, alberto aguilar, azahara la manzana y a los de Palenciana, Muñoz Marín Lidia, o Encinas reales, mi hijo... El rajao del Supi se nos descolgó a última hora con excusa de estar corrigiendo un libro... Increíble.
Como nunca se sabe cuando nos visitará la dama de la guadaña era hora de ir cumpliendo viejas promesas, así que nos apuntamos, por una ridícula cantidad para lo que se estila en la muy noble , heroica, invicta y mariana ciudad de Sevilla, solo 12 pavos teníamos dorsal.
Buscamos acomodo en el hotel Al- Yussana... Muy bien, y tras dejar los chismes fuimos a por nuestros dorsales, sin problemas, y luego de descansar un poco,  y asesorados por el dueño del Hotel nos fuimos a degustar las viandas y bebidas locales.
Antes hicimos una breve visita turística, fuimos a misa.
Visitando san Mateo... increíble no ardimos al entrar.
Dios debía estar ocupado porque no nos envió ningún mensaje... Igual no le quedaban minutos o megas en el móvil... Cosas divinas.
Y luego a los bares, y esto es IMPRESIONANTE,  ya no me acordaba que en Lucena cada cerveza viene con tapa, no salimos de 25 metros, solo tres bares, y solo 15 cervezas con tapa cada uno... Es importante hacer una buena cena de hidratos antes de corré, e hidratarse correctamente. De líquido bien, cervezas de sevillanas maneras, cros off the field, y tapas impresionantes, en el tercero de los bares unos boquerones que  no tenían nada que envidiarle a los mejores de Málaga... Joder...
Además al ir disfrazados de corredores, entablamos conversación con otros corredores que se retiraron demasiado temprano para ser algún día Pretorianos de Tomares, sección Pretocerveceros, que los hay que no beben.

Tras la comida era hora de irnos a tomar un digestivo con el que bajar la comida, que no hay nada como un ron para hacer la digestión... Angelito Dixit.
El bar elegido era...Ppara los que hayáis visto Locademia  de policía... Era como la Ostra Azul, donde mandan a los malos... Vamos que en el Bar había más osos que en Yelloustone...
Momento, entramos, o vuelta... y entramos, y no solo entramos sino que nos integramos y nos arretratamos con ellos, con una novia que apareció allí...

Obsérvese a los que no tienen la lengua fuera... Unos tíos del caraho.
Tras unas cuantas cervezas más, algunas de esas azules con vodka, y unos cuantos rones por parte del abuelo, de repente me vi solo en la barra del Bar ya el abuelo estaba dándole palique a unos corredores, el Vélez haciéndose retratos con lo lugareños y yo contándole a Pastora vía guasap lo que la echaba de menos... En esto, un auténtico oso del Subbética con el porte del cantante el Koala, sin pelos en la cresta, y la mandíbula aquejada del mismo mal que Akenatón, que no es que uno sea Gorge Cluny, pero coño, me podía haber entrao algo más potable, así no hay manera de salir del armario... Que no es por no salir, pero cohones que si hay que salir sea por la puerta grande.
Tras una breve presentación y saludo chocando las manos a estilo Hip Hop, pero sin abrazito, que me dio mieo eso de que chocase el galápago contra las rodillas que era capaz de lesionarme otra vez el rotuliano de un pollazo... No me acuerdo de su nombre.
En esto volvió el Velez, y se ve que el mozo no era partidario de tríos de tíos... y se retiró hacia el fondo del bar, desde donde me mandaba aviesas miradas cargadas de deseo... a mi que soy bizco...
Una vez reagrupadas las tropas, volvieron a dispersarse y ese fue l momento que aporvevhó el ejemplar de ursus subbeticae para actuar:

- HOLA, ME VOY A MI CASA A DUCHARME Y VUELVO... ¡ESPÉRAME!
 Y un caraho, te voy a esperá...
A recoger a Angelito y al Velez y pa el hotel, que es un detalle que el hombre esté limpio, pèro... no tengo yo mi culo pa que me aparquen bicis.
nos fuimos pa la cama, y dicen el resto que  a eso de las 5 se oían voces por la calle, estábamos al lado del bar que decían...
- !Qué estoy ya duchao! ¿Dónde andas?
Nos levantamos, desayunamos, muy bueno el aceite, me dio cosa por el oso porque seguro que pese a perderlo tenía un gran aceite, corrimos  y nos fuimos.
Como Miguel Strogoff sobreviví al ataque del Oso... El año que viene veremos.

PD.  RECORDAD QUE ESTE BLOG Y SU PROPIETARIO COLABORAN CON LA O.N.G.APADRINA A UN CAMARERO DESOCUPADO, ASÍ QUE PINCHAD LA PUBLICIDAD, DA IGUAL LO QUE SEA Y YO LO INVERTIRÉ EN CREAR EMPLEO EN LOS BARES...
SE PUEDE COMPARTIR, EXTRACTAR, COPIAR, INYECTAR E INTRODUCIR POR VÍA RECTAL SI ESTO TE AYUDA A SONREIR...
Ya pronto en sus pantallas... El gel del kilómetro 7